¡AVISO MUY IMPORTANTE! Este post está MAL. El post corregido lo tienes aquí.

Versión 1.0

Seguimos mostrándonos por dentro.

Esta vez, te explico nuestras formas de trabajo en cuanto a niveles de autonomía y modelos de decisión.

¿Qué significa tener autonomía en Zapiens?

Fácil: cada persona es propietaria de su área de responsabilidad.

Esto implica que cada una es responsable de que se cumplan las tareas correspondientes a sus funciones en fecha y forma y, por supuesto, de que el resultado sea el mejor posible.

Esto es así para todas las personas de Zapiens, sin importar las jerarquías.

Aunque, evidentemente, está relacionado con los niveles o cargos.

Por ejemplo, las personas en prácticas que están en nuestro departamento tienen unas tareas muy específicas y definidas, es decir, su área de responsabilidad es pequeña.

Esto es lógico, están en proceso de aprendizaje en el que necesitan ser guiadas y acompañadas. Pero, como cualquier otra persona de la tribu, tienen sus entregables con sus respectivas fechas de entrega de los que se tienen que responsabilizar.

En el caso de lxs capitanes, su área de responsabilidad es mucho mayor. En ella entra asegurarse de que los miembros de su equipo tienen las herramientas necesarias para cumplir con sus tareas.

Autonomía implica libertad y libertad implica responsabilidad.

¡Ojocuidao! Esto no significa que cada área sea una república independiente.

Todas las áreas están relacionadas entre sí. Básicamente, porque como te expliqué en este post, trabajamos de forma colaborativa.

​¿Cómo convive la autonomía con el resto de espacios de decisión?

En Zapiens, tenemos tres espacios de decisión que se combinan entre sí.

Dani, nuestro CEO, te los explica en este vídeo:

Es importante tener en mente que no son excluyentes. Hay momentos y tiempos para cada uno de los espacios.

Zapiens es un entorno biodiverso y eso nos enriquece.

Ahora bien… ¿Cómo encaja la autonomía en todos ellos?

Está presente, de una forma u otra, en todos. 

Modelo arriba – abajo

Se dan instrucciones claras y concisas.

Incluso aquí, por contradictorio que parezca, cada persona tiene libertad de decisión.

Para que lo entiendas, te pongo un ejemplo real y en primera persona:

La jerarquía del plan de crisis del COVID-19 es la siguiente:

  1. Dani
  2. Ana
  3. Kike

Además de esta jerarquía, el resto de personas del equipo tenemos un área de actuación definida, en mi caso: comunicación.

En este contexto, si Dani me da una orden, por ejemplo «enviar una nota de prensa el viernes», la tengo que cumplir.

Y punto 🙃

Eso sí, si no estoy de acuerdo, lo diré: no se trata de “acatar y callar”. Lo valorará y la modificará – o no.

Note to myself: Acuérdate del «y punto» y disfruta la sencillez de solo tener que cumplir una orden!

Mi espacio de autonomía entra en juego a la hora de ejecutar la orden: yo soy la responsable de la redacción, del formato, de coordinar al resto de personas que deben estar implicadas y del envío.

Dani me dirá el qué y yo decidiré el cómo.

Modelo abajo – arriba

Se transmiten sugerencias, opiniones, feedback a tu jefe/a directo o al CEO.

Aquí el papel de la proactividad es importante: para expresar ideas, mejoras y críticas.

La autonomía reside en la libertad de expresarse libremente, especialmente sobre algo relacionado con tu campo de actuación aunque también con el de otros si se considera necesario.

Modelo transversal

Es un espacio de escucha activa, no para convencer sino para entender.

Un intercambio para comprender a la otra parte.

Por ejemplo, la CEO terapia que se hemos inaugurado el pasado viernes.

En resumen…

…esta es nuestra táctica de juego en Zapiens: combinar varios modelos.

¿Cuál es la tuya?

Una vez más, espero que este post te haya servido para conocernos mejor.

¡Muchas gracias por leerme!

Isa.